Grupos Electrógenos para Hospitales

El coste que puede tener un apagón de unos pocos minutos en un hospital, puede medirse en términos económicos. Pero el coste más alto, el de la seguridad de los pacientes, no se puede medir en millones de dólares o euros. Los hospitales y centros de emergencias requieren grupos electrógenos infalibles, un suministro de emergencia que garantice la continuidad eléctrica ante cualquier fallo de red. De ella depende el funcionamiento de los equipos quirúrgicos, la monitorización de los pacientes o  la medicación electrónica automatizada. En el caso de que se produzca un corte en la red de distribución de energía, los grupos electrógenos deben ofrecer todas las garantías de que arrancarán en tiempo para que apenas afecte a la actividad en quirófanos, bancos de pruebas, laboratorios o plantas de hospitalización.



Los grupos electrógenos HIMOINSA garantizan una respuesta con el 100% de la carga en diez segundos

Eso quiere decir que serían capaces de suministrar toda la potencia requerida en ese tiempo y responder así a la seguridad exigible por cualquier centro hospitalario para su normal funcionamiento. Además pueden trabajar varios grupos en paralelo, con la posibilidad de sincronizar con la red.



La naturaleza de estas instalaciones, requiere en muchas ocasiones un complejo desarrollo de ingeniería para ajustarse a las necesidades técnicas e incluso legales. El Instituto Hospital Universitario de  Estrasburgo, por ejemplo, HIMOINSA ha suministrado dos grupos electrógenos de 1.550kVA que están sincronizados con dos redes distintas. 

Para asegurar la continuidad en el suministro, los dos generadores arrancan sincronizados y asumen el 100% de la carga a los 10 segundos, pero sólo uno de ellos sigue funcionando en emergencia una vez que está garantizado el suministro de energía de este centro puntero de cirugía guiada por imagen.


HIMOINSA ha suministrado 12 grupos electrógenos en stand-by para alimentar los seis bloques de edificios que componen el nuevo hospital al norte de la ciudad más poblada de Ecuador.


Instituto Hospital Universitario, Estrasburgo (Francia). Los sistemas de control son redundantes con dos centrales en cada grupo, de manera que, en caso de avería en alguna de ellas, el funcionamiento de los equipos está asegurado.


El bienestar de los pacientes es la máxima en cualquier centro sanitario. Y eso incluye ciertos límites de contaminación acústica a los que han de someterse también los generadores.

Dada la sensibilidad de los espacios hospitalarios, HIMOINSA realiza con cada proyecto un riguroso estudio de las necesidades de insonorización de los grupos electrógenos, así como de las salas en las que se instalan los equipos, para garantizar las mínimas emisiones acústicas.